Un mordisco mundial

uruguay_11

Indignación y solidaridad. Indignación por la decisión de la FIFA de suspender a Luis Suárez por cuatro meses y prohibirle jugar por nueve partidos. Solidaridad con el futbolista por entender que la condena fue una especie de represalia contra todo el fútbol uruguayo.

Cientos de hinchas recibieron en el aeropuerto de Carrasco al delantero que se volvía con un Mundial inconcluso. Sin ganas de conversar con nadie, con el pedido de limitar el recibimiento a su padre.
Con banderas de aliento o carteles como “Luis, todo Uruguay está contigo” o “FIFA corrupta. Luisito te bancamos”, le esparaban sus hinchas.

Suarez-Aeropuerto-Carrasco-Montevideo-Twitter_CLAIMA20140626_0354_27

La espera se hizo larga porque Suárez, expulsado de la concentración uruguaya en Brasil, volvía en vuelo privado, pero no había certeza del horario. Hubo versiones. Algunos, la gente del fútbol, dijo que no llegaba. Otros, cerca del gobierno, que estaba en camino, y que por eso el presidente José Mujica quiso ir a recibirlo. Los hinchas fueron con carteles, camisetas y banderas. Cantaron en apoyo a Suárez y alentaron a la selección. La gente armó una caravana para acompañarlo.

recibimiento-luis-suarez-Uruguay-640x280-26062014

Algunos comenzaron a promocionar caretas para ponerse el día del partido, como para marcar la presencia del delantero en el Maracaná en el partido que no jugaría el delantero. Y hubo una convocatoria por Twitter para hacer un cacerolazo en repudio de la FIFA y, efectivamente en algunos lugares se escuchó ruido.

Diego Armando Maradona, desde su programa De Zurda, esa noche se comunicaría con el presidente de Uruguay, José Mujica, en momentos en que este se encontraba en el aeropuerto montevideano de Carrasco, aguardando la llegada del delantero amonestado.

Maradona calificó de criminal la pena. “Lo que duele es que le cortan la carrera a un muchacho que se la está ganando. Que los de la FIFA no se hagan ahora los moralistas”, señaló el ídolo mundialista.

“Luisito, estamos con vos”, decía la camisa que tenía Maradona esa noche.

El presidente Mujica combinó esas sensaciones en breves declaraciones. Dijo que tenía confianza “en los muchachos” celestes. “Parece un chiquilín de barrio”, diría Mujica.

“Los derechos de televisión nuestros valen poco. Acá sentimos que hay una agresión a los pibes del pueblerío. Luis no está formado en la universidad, sino en la rebeldía de los pibes que vienen de abajo, y a ellos no los perdonan”, analizó Mujica durante el programa De Zurda, que emiten diariamente el canal sudamericano Telesur.

“¡Ni saben ellos la alegría que nos dan cuando juegan en el potrero!. A estos botijas que tienen la inteligencia en los tobillos, (los dirigentes de la FIFA) no los quieren entender porque nacieron en otra sociedad y tienen otros recursos”, indicó el mandatario.

El mandatario interpretó el mordisco de Suárez como una respuesta a la provocación de los italianos, que estuvieron todo el partido “molestando” al jugador hasta que lograron lo que pretendían, y apuntó que la gente de la FIFA debería “darse cuenta de eso” al aplicar su sanción.

“Pero esto pasa con Suárez porque somos uruguayos y somos chiquitos y dejarnos afuera a nosotros sale barato. Pero cometimos el error de dejar afuera a Italia e Inglaterra, y cuanta guita se perdió ahí”, insistió “Pepe” Mujica.

Mujica, reconocido internacionalmente como el “presidente más pobre del mundo” por su austero modo de vida, insistió en esa tesis al apuntar que cuando uno de los “aplastados del mundo” como Suárez asoma la cabeza “molesta y mucho más si sigue siendo retobado (tozudo)”.

“Soy viejo, me acuerdo cuando usaban alfileres y en los córner echaban tierras en los ojos. Y los tanos son campeones en hacer calentar a la gente. Por eso la gente veterana tendría que darse cuenta de que se pasaron de la raya. O somos iguales o somos chiquitos”, indicó Mujica.

“Pero seamos fieles hasta el final, porque estas son las mayorías de este mundo. La mayoría de este mundo son los aplastados, los pisoteados, y cuando son retobados, molestan”, argumentó finalmente el presidente uruguayo.

El gobierno tiene claro que no puede interferir en las acciones de la multinacional privada que organiza el Mundial. Pero igual expresó su malestar. “Fue de una dureza desmedida”, dijo la ministra de Turismo y Deporte uruguaya, Liliám Kechichian.

Mónica Xavier, presidenta del Frente Amplio, dijo: “Inglaterra e Italia no perdonaron lo que les pasó. Brasil tiembla con la Celeste en sus canchas. La suspensión fue un linchamiento del siglo XXI”.

El jugador, idolatrado en un país que vive el fútbol como una religión, había vuelto a las canchas pocos días antes, ante Inglaterra, recuperado de una operación de meniscos que amenazó con dejarlo fuera del Mundial.

luisalbertosuarezuruguay2

Desde el balcón de la casa de su madre, en el departamento de Canelones (sur), con sus dos pequeños hijos en brazos y saludó a unos 200 seguidores y periodistas que se agolparon en las cercanías de la vivienda desde las primeras horas de la mañana.

Con semblante tranquilo y esbozando una sonrisa, Suárez salió a saludar segundos después de que el público presente coreara el himno nacional de Uruguay.

¿Quién es Luis Suárez?

Luis Alberto Suárez Díaz nació en Uruguay el 24 de enero de 1987. Conocido simplemente como Luis Suárez, juega como delantero en el Liverpool FC de la Premier League de Inglaterra y en la selección uruguaya de fútbol. Es considerado uno de los mejores delanteros del mundo. En 2013 se convirtió en el máximo goleador histórico de su selección, superando el récord que ostentaba Diego Forlán. Suárez logró un récord de 30 goles en la Premier League siendo el mejor jugador de ese año.

Este no es el primer mordisco

Suárez mordió al defensa italiano Giorgio Chiellini en el hombro izquierdo durante un forcejeo entre ambos en la última jornada del grupo D del Mundial de Brasil que enfrentó a Italia y a Uruguay en Natal. A raíz del mordisco la Comisión Disciplinaria de la FIFA sancionó con 9 partidos al delantero uruguayo y lo inhabilitó durante cuatro meses de “ejercer cualquier clase de actividad relacionada con el fútbol”.

Suárez fue protagonista de episodios similares en etapas precedentes y se enfrentó a dos duras sanciones en 2010, cuando militaba en Ajax holandés, y en 2013, ya en las filas del Liverpool inglés, por morder a un rival.

El primero en “probar” la dentadura de Luis Suárez fue el centrocampista Otman Bakkal, que en noviembre de 2010 comprobó incrédulo cómo el uruguayo le clavaba los dientes en un hombro en un duelo de la Liga holandesa entre el Ajax, equipo entonces del jugador sudamericano, y el PSV Eindhoven.

Esa acción le costó al delantero uruguayo una sanción de siete partidos por parte de la federación holandesa, a los que sumó los dos encuentros con los que le castigó su propio club, que además le impuso una multa económica.

Un partido menos de suspensión de los que le costó a Suárez el mordisco que dio en abril de 2013 al defensa serbio del Chelsea Branislav Ivanovic y por el que fue castigado con diez partidos por la federación inglesa.

Dicha circunstancia le impidió al internacional uruguayo debutar esta campaña en la Liga inglesa hasta cumplida la quinta jornada, tras un intenso verano en el que, convertido oficialmente en el “chico malo” de la Premier League, parecía destinado a abandonar las filas del Liverpool.

Sin embargo, Luis Suárez se encargó de transformar esa mala fama en admiración tras firmar una espectacular temporada con los “reds”, que valió al uruguayo además del título de máximo goleador con 31 tantos, el de mejor jugador del campeonato, a criterio de sus propios compañeros de profesión.

Chiellini cree “excesiva” la sanción

El jugador de la selección italiana de fútbol Giorgio Chiellini, pese a que fue el que recibió el mordisco, declararía a la prensa que la sanción al delantero uruguayo es “excesiva”.

Así lo expresó en un comunicado hecho público en su página web oficial, en el que aseguró que su “pensamiento está con Suárez y con su familia”, ya que deberán afrontar “un periodo muy difícil”.

“Dentro de mí ahora no hay sentimientos de alegría, venganza o rabia contra Suárez por un incidente que ocurrió en el campo y que acabó ahí”, afirmó el defensor “azzurro”.

El jugador del Juventus dijo respetar las medidas disciplinarias pero consideró que la impuesta a Suárez es “excesiva”.

La insólita apuesta

Un inesperado botín se llevó un apostador de Noruega quien se echó la mano al bolsillo y aseguró que el uruguayo Luis Suárez iba a morder a algún rival durante su participación en el Mundial de Brasil.

Richard Helmersen, tan solo jugó 100 coronas a que Luis Suárez mordería a alguien durante el Mundial que se juega en Brasil. “Es realmente bastante surrealista”, dijo a una televisión noruega. “Me siento viendo el partido y cuando sucedió, empecé a recibir mensajes de amigos que sabían que había hecho esa apuesta. Es muy divertido”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s