ecopopular

Una expresión de medios alternativos y comunitarios

La oposición se suicidó en primavera

MUD

Por Clodovaldo Hernández/

Era previsible que nuestra oposición (es nuestra, nadie nos la puede quitar) experimentara una crisis en estos tiempos. Dos factores abonaban ese terreno: el primero es la ausencia de su gran unificador (en el sentido negativo, pero ¿quién lo pone en duda?), el comandante Hugo Chávez. La muerte de su odiado líder dejaba a la coalición peligrosamente desarticulada; el segundo es la no realización de elecciones en 2014 y casi todo el 2015. Siendo la Mesa de la Unidad Democrática una liga básicamente electoral, la falta de comicios hacía presagiar inestabilidad y luchas internas.

Ahora bien, ni en los cálculos más optimistas del chavismo se tenía pensado que sobreviniera un colapso de la profundidad que tiene la actual situación del bando opositor. Podría pensarse que el chavismo tiene una suerte loca, pues la tormenta perfecta del adversario aparece justo en el momento de mayores dificultades de todo tipo para la revolución, cuando más se ha sentido la ausencia de Chávez como líder ideológico y como un ya experimentado gobernante. Los que creen en ese tipo de cosas podrían decir que se trata de influencias paranormales. Pero, en estricto análisis político, el tremendo remezón de la MUD y sus alrededores es consecuencia de sus propios, grandes y cruciales errores.

Todo lo que podía fallar falló, y lo hizo en el peor momento (o en el mejor, según quién lo vea). El ala moderada de la oposición tiró por la borda su mejor resultado en 15 años de presidenciales con el asunto de la calentera (la palabra es otra, pero la orden aquí es no ser maleducados) de la noche del 14 de abril. En otras palabras, el ala moderada perdió la moderación por unas horas y allí comenzó su debacle. Luego vendría uno de los errores más graves que puede cometer un político (y, en general, cualquier persona): sobreestimar su propia fuerza. Con aires fanfarrones, advirtieron que las municipales de diciembre serían un plebiscito para echar del poder a Nicolás Maduro, una apuesta temeraria que hizo más dura lo que hubiera podido ser una derrota potable.

El autogol de los (ni tan) moderados le abrió las agallas a los extremistas para asumir el liderazgo y capitalizar la impaciencia de una clase media profundamente disociada. ¿Resultado?: la guarimba y su ola de muertes, un fracaso de dimensiones tectónicas, cuyos alcances aun están por verse.

Así llega la oposición al último tercio de este año no electoral: doblemente derrotada y sin un hueso sano (hasta el atildado Aveledo ha salido huyendo). Es otra paradoja de la política: esta heterogénea alianza, que por tantas vías ha intentado alcanzar algo parecido a una “primavera árabe”, ha terminado como “la oposición que se suicidó en primavera”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 agosto, 2014 por en Clodovaldo Hernández, Opinión, Patria Grande, Venezuela y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir Eco Popular y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.620 seguidores

agosto 2014
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Categorías

Eco Temas

Agencia de Noticias Argentina Digital

Todas las noticias actualizadas en http://www.anadig.org/
A %d blogueros les gusta esto: