ecopopular

Una expresión de medios alternativos y comunitarios

Guerra en Yemen: ¿qué pasará con el precio del petróleo?

yemen

Por Franco Vielma.-

Un evento sobrevenido se cierne sobre la política estadounidense, que con complicidades, empujó a la baja el precio del petróleo. Yemen, justo en las fronteras sauditas, arde en una rebelión armada que ha tomado la capital de ese país, el más pobre del oriente medio y del área de influencia petrolera del golfo pérsico. El precio del crudo ya comenzó a reaccionar.

En contexto, fuerzas hutíes de origen chiíta, luego de años de guerra de baja intensidad y armisticios prolongados, se han hecho del poder en las principales ciudades de Yemen y también de su capital, colocando al actual mandatario Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, en una especie de Gobierno móvil huyendo de una ciudad a otra dentro de su mismo territorio.

En la mesa de cualquier analista de seguridad gringo, que una fuerza irregular chiíta actúe en cualquier contexto, es interpretado de inmediato como una actuación encubierta de Irán. No es para menos. Said Gafurov, economista ruso, ha citado para Rusia Today las palabras del político iraní Ali Reza Zakani, cercano al líder supremo de la república islámica, el ayatolá Alí Jamenei. Zakani dijo que tras la toma de Saná (la capital yemení) ya son cuatro las capitales árabes bajo el control de Teherán (entendiendo Beirut, con la presencia fuerte de Hezbolá; Damasco, con Bashar Al Assad; y Bagdad, donde el Gobierno de Haider al Abadi está dominado por los chiíes).

El auge “inesperado” de los hutíes ha implicado que las alarmas de occidente se enciendan, y he ahí que se activa una de las variantes de la política integral de seguridad norteamericana para el oriente medio: el empleo del poder militar saudita, entrenado y equipado para tales fines durante décadas. EEUU, quien ya está empantanado en demasiadas guerras, incluyendo la costosísima e inefectiva guerra aérea contra el Estado Islámico, difícilmente actuará de manera protagónica contra los hutíes, en este sentido, Arabia Saudita, brazo militar norteamericano en la región, actuará conjuntamente con las testas coronadas de los emiratos.

Es así cómo el pasado 26 de marzo de 2015 se anunció por parte de la televisión oficial saudita la incorporación de 100 cazas y 150 mil tropas para lo que será, sin duda, una operación militar a gran escala sobre Yemen para re-establecer al gobierno de al-Hadi. No se ha visto un movimiento militar de esa magnitud en las narices de la frontera saudita desde la Guerra del Golfo (o la primera guerra gringa contra Irak en nuestro tiempo), en 1990.

El precio del petróleo

Una vieja exclamación de tiempos de guerras pasadas en el oriente medio dice que “una guerra saudí subirá el precio del petróleo saudí”. Y esta ha sido una verdad a todas luces. La guerra como negocio petrolero, inducir la implosión bélica de los mercados, son también realidades de las cuales se desprende tal afirmación. La cuestión es que la paradoja se cierne sobre el precio del petróleo. En tiempos del Estado Islámico en Irak y Siria, lo que ha ocurrido, a causa de muchos otros factores, es la baja del precio mundial del petróleo.

¿Qué eventos pueden tener lugar en la guerra en Yemen, en la frontera saudita, que no han tenido lugar en la guerra del Estado Islámico, también en frontera saudita pero del lado iraquí? La cuestión se reduce a una pequeña lectura geopolítica:

El Estado Islámico ha hecho presencia en la zona norte de Irak, avanzando poco y con poca intensidad (intermitente) al centro y sur de ese país. Entre las áreas controladas por el Estado Islámico y la frontera saudita hay una zona de distensión no declarada, un vasto territorio que no compromete la frontera y negocios petroleros de “el reino”.

Son factores sauditas los que están detrás del Estado Islámico, confesionalmente conformado por sunitas. Alwaleed bin Talal, un empresario multimillonario y miembro de la casa real de Arabia Saudita ha admitido que ese país financió al Estado Islámico para ayudar a combatir y derrocar al Gobierno de Siria (chiíta). De ahí que pese a que el Estado Islámico fue una creación Washington-Riad que se ha ido de las manos, y pese a que Arabia Saudita también bombardea desde el cielo a estos yihadistas, el comportamiento estratégico del Estado Islámico en el terreno ha dado cuenta de una tendencia a ocupar territorios donde el chiísmo prevalece. Están muy lejos de los territorios sunitas, saudíes, que yacen en las cercanías de las áreas de actividades petroleras.

Yemen tiene sus actividades económicas petroleras y portuarias (asociadas al petróleo) de cara al Mar Rojo y al Golfo de Adén. Este último es el cuello de botella de entrada desde el Mar Arábigo hasta el canal de Suez en Egipto. Es un atajo, una de las “rutas de la seda” de la energía global, ruta de proyección de la actividad comercial asiática hasta el Mediterráneo. Estas son precisamente las zonas del conflicto. Entendiendo la probabilidad del cierre de puertos y el deterioro de lo que hoy está considerado una “zona de seguridad” de cara al Golfo de Adén, estaríamos en una situación particular sobre la cual el Estado Islámico no reviste una amenaza, hasta ahora. No hay rutas mercantes petroleras comprometidas en las zonas bajo el control del Estado Islámico. No es así el caso de los hutíes en Yemen.

El economista ruso Said Gafurov recuerda que “la mayor parte del petróleo saudita se exporta por los puertos de la costa occidental de Yemen” y es así, de cara al Mediterráneo por el canal de Suez, y de cara a las rutas marítimas rumbo al cuerno de África y con proyección al Atlántico.

Las probabilidades de que la guerra en Yemen se prolongue o que produzcan un cambio político en esa nación, son altas. El chiísmo ha crecido en las últimas décadas, la población chiíta en Yemen es hoy casi del 49% de la población. Citando al servicio de noticias Rusia Today: “La mayor parte de la actividad hutí se ha centrado en la gobernación de Sa’dah, uno de los estados de Yemen, situado al norte del país, en la frontera con Arabia Saudita. Según estimaciones, el número de sus seguidores puede superar 100 mil personas.”

La guerra y las perspectivas en los mercados

La actuación rápida y articulada de los países de la Liga Árabe y EEUU en abalanzarse sobre Yemen consiste en brindar condiciones de estabilidad inmediata en el más importante enclave de seguridad energética global. Se trata, por supuesto, de la protección de las rutas comerciales, pero también de Arabia Saudita como protectorado energético de EEUU, considerada su zona de garantía energética.

El anuncio de esta acción internacional contra los hutíes se tradujo de inmediato en el precio petrolero, teniendo la subida más brusca del 2015. El 26 de marzo de 2015, los contratos del petróleo WTI, para entrega en mayo, se venden a 51,59 dólares por barril, lo que significa un aumento de 2,38 dólares, o 4,84%. Por su parte, el costo del crudo Brent alcanzó los 58,86 dólares por barril, subiendo de este modo un 4,21% (2,38 dólares). La probabilidad de una tendencia al alza es enorme, aupada por la sangre de otro conflicto militar en las narices de las grandes cuencas petroleras del oriente medio.

Esta nueva guerra traerá consigo nuevas variantes en el comportamiento del precio mundial del petróleo. Aunadas a otras como las noticias acerca de la demanda mundial, la negociación nuclear Irán-EEUU, el comportamiento del crudo de esquisto en EEUU, entre otras, esta variable también será muy significativa. Del estancamiento o no de la guerra en Yemen dependerá también el precio del petróleo, superándose la paradoja de la guerra contra el Estado Islámico que no ha presentado un mayor efecto sobre el precio del crudo. La situación ahora es diferente.

Las posibilidades de que el conflicto se extienda desde el norte de Yemen hasta el sur de Arabia Saudita acentuará más todavía el factor de riesgo energético, y en consecuencia, la inestabilidad de los mercados.

Indudablemente hay factores geopolíticos superiores detrás del tablero en Yemen. Mientras las fichas se mueven, la jugada planetaria del poder se conjuga desde otras instancias. EEUU ampliará ahora su acción militar sobre el oriente medio en un Yemen que hoy se está cuajando como otro bastión chiíta. Es esta también una situación marco donde con cada vez más peligrosidad, los factores de poder del golfo se enfrentan en sus áreas de influencia. Riad versus Teherán en Siria, es una realidad. ¿Acaso estamos ante la misma pugna ahora en territorio yemení? ¿Está en riesgo la más consolidada zona energética global?

Dados los factores impredecibles de la guerra, y otros también impredecibles en los mercados, es virtualmente imposible predecir a precisión cómo será el comportamiento del petróleo, pero es de estimar que se irá a un alza pronto, sin que se pueda determinar cuál será el nuevo piso de su precio, que luego de su caída abrupta en un año se ha mantenido sobre la base de 50-60 dólares/barril.

Es muy probable que dadas las condiciones actuales (excluyendo el factor Yemen) el crudo pueda remontarse temporalmente sobre una base de 60-75 dólares/barril a corto plazo. Lamentablemente, el destino de la guerra en Yemen determinará el destino del precio petrolero a mediano plazo. Pero esta predicción es de patas cortas.

El conflicto en dicho país y la respuesta de las naciones que lo abordan militarmente, guarda la característica de parecer una “guerra rápida”, una acción de choque contundente para “apagar” el conflicto de manera inmediata, pues sobre esa variable se cierne el factor “hombres en el terreno” que Arabia Saudita está dispuesta a colocar (150 mil tropas).

Situación que no tiene lugar en la lucha contra el Estado islámico, donde sólo las tropas leales a Damasco y a Bagdad están poniendo hombres en el terreno. Pero los conflictos en ese lado del mundo tienden a prolongarse y a ser impredecibles, guardan cualidades de ser guerras de baja y mediana intensidad, son asimétricas.

El factor militar sobre Yemen y su evolución, marcarán la situación del mercado de crudo. Predecir es aventurarse demasiado.

Fuente Misión Verdad

Anuncios

Acerca de La Red

En defensa del conocimiento libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 marzo, 2015 por en Internacionales y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir Eco Popular y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.580 seguidores

marzo 2015
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Eco Temas

Agencia de Noticias Argentina Digital

Todas las noticias actualizadas en http://www.anadig.org/
A %d blogueros les gusta esto: